jueves, 30 de octubre de 2014

MISA DE DIFUNTOS


CARTA PASTORAL, DIA DE LOS DIFUNTOS



Recordamos a quienes nos dejaron

Queridos fieles diocesanos:

Día de los difuntos
1. En los primeros días de noviembre nuestros pasos y sentimientos se dirigen, en muchos de nosotros, a los cementerios.
Seguimos recordando a quienes nos dieron la vida, la amistad, su cercanía. De nuestro corazón brota espontáneamente una plegaria, como expresión de nuestra fe, y les llevamos unas flores, como testimonio de nuestro cariño.
Sus nombres están grabados en letras imborrables en nuestro corazón. Su vida vive en nosotros como continuadores de la obra que ellos comenzaron y dejaron en nuestras manos. Descansan en Dios, que es el final de nuestro camino también. Se encuentran, no sabemos cómo, en la región de la luz y de la paz para siempre, con palabras de la Sagrada Escritura. Mirarán con ternura a los que vamos de camino hacia la vida eterna.

El enigma de la muerte
2. Los cristianos experimentamos, como los demás seres humanos, el enigma de la muerte y podemos sufrir desconcierto ante determinadas separaciones prematuras de personas queridas o inocentes. Sin embargo, la fe en Jesucristo, convierte este enigma en respuesta llena de esperanza. Quienes creemos en Él, morimos como Él murió, pero será una muerte temporal.
Para el cristiano supone un inmenso consuelo saber por la revelación de Dios que “del mismo modo que Cristo ha resucitado de entre los muertos, y que vive para siempre, igualmente los justos después de su muerte, vivirán para siempre en Cristo Resucitado” (Catecismo de la Iglesia Católica, 989).
Nos lo dijo Jesús: “Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mí, aunque haya muerto vivirá, y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre” (Jn. 11, 25).

Es el paso para la vida eterna
3. Para un cristiano la muerte es el final de su entrega terrena, pero no el final “de nuestro ser” (san Ambrosio).
Expresa una gran verdad quien sostiene y enseña que la muerte no es el final del camino, sino luz que ilumina todo el recorrido en este mundo. Sólo a la luz de la meta se esclarece el sentido que tienen las diversas etapas de esta vida.
La convicción cristiana de que la muerte es la prolongación de esta vida, aunque de forma muy diferente, es tan fuerte, por que se apoya en la Revelación de Dios y en la propia inclinación humana a favor de la inmortalidad. La Iglesia en su liturgia canta así en el día del entierro: “la vida de los que en Ti creemos, no termina, se transforma. Y, al deshacerse nuestra morada temporal, adquirimos una mansión eterna en el cielo” (Prefacio Misa de difuntos).
Somos cristianos hechos por Dios a su imagen y, por eso, inmortales.

Estemos siempre preparados
4. Al final del año litúrgico la Iglesia, durante el mes de noviembre hasta el Adviento, nos invita no sólo a profundizar en nuestro recuerdo y comunión con los seres queridos, a ofrecer sufragios y oraciones por si los necesitaran, también a estar nosotros siempre preparados y vigilantes. La vida en este mundo se nos ha dado también para preparar la vida eterna junto a Dios Padre.
Estar siempre en amistad íntima con Jesús, es la mejor preparación. Y, ¿cómo se está cerca de Jesucristo?: con la oración, los sacramentos y la práctica de la caridad.
Decía el Papa Francisco el pasado 27 de noviembre de 2013: “Quien practica la misericordia no teme a la muerte. ¿Por qué no teme a la muerte?, se preguntaba. Porque la mira a la cara en las heridas de los hermanos y la supera con el amor cristiano. Si abrimos la puerta de nuestra vida y nuestro corazón, añadió, a nuestros hermanos más pequeños, entonces incluso nuestra muerte se convertirá en una puerta que nos introducirá en el cielo”[1].
Que nuestros hermanos difuntos descansen en paz. Amén.
Jaén, 24 de octubre de 2014



X Ramón del Hoyo López
      Obispo de Jaén


[1] Papa Francisco: Audiencia general, Plaza de San Pedro, miércoles 27 de noviembre de 2013.

miércoles, 29 de octubre de 2014

ÉXITOS DE CRÍTICA PARA LA OBRA DE TEATRO MALOS TRATOS


ÉXITOS DE CRÍTICA  PARA LA OBRA DE TEATRO "MALOS TRATOS"

El grupo de teatro Maranatha, comprometido siempre con llevar al escenario obras que testimonien la fe, la esperanza, el amor y los valores, buscando al mismo tiempo ayudar a los demás donando íntegramente los beneficios que se obtienen para fines sociales, estrenó el pasado 25 de junio, la obra "Malos tratos", escrita y dirigida por Ramón Molina Navarrete.

El estreno fue espectacular y por los diferentes lugares por los que ha pasado la crítica ha sido excepcional. Los aplausos interrumpen numerosas veces la escena y eso que en ningún momento, por el drama que se representa, se invita a hacerlo. Los reconocimientos y felicitaciones son constantes y emotivos, y la prensa, radio y televisión se hacen eco allá por donde pasan, dando a conocer el éxito apoteósico obtenido.


"Malos tratos", como su nombre indica, es una obra realista y trágica, que quiere reflejar la terrible situación que han vivido y viven numerosas mujeres en nuestra sociedad. Es, por lo tanto, una denuncia, un grito desgarrador, una invitación a que este río de lágrimas y sangre se seque de una vez por todas y deje de correr por los hermosos campos de la vida.

La obra, por culpa de unos personajes inmersos en el laberinto de los intereses personales, la hipocresía, las mentiras, las excusas, la cobardía y la falta de compromiso verdadero, es difícil de interpretar, por lo que el esfuerzo de los actores y del equipo técnico, todos aficionados, no lo olviden, personas que después de sus trabajos se entregan a
horas y horas de ensayos, ha sido tremendo. Tan tremendo, que baste decir que hemos necesitado muchos meses de lucha y sacrificio hasta verla concluida.

Este próximo SÁBADO 1 DE NOVIEMBRE A LAS 20:00 HORAS EN EL TEATRO MONTEMAR DE BAEZA  podremos disfrutar de esta gran obra que remueve conciencias y colaboraremos también  con una buena causa.


lunes, 27 de octubre de 2014

domingo, 26 de octubre de 2014

PRESENTACIÓN DEL NUEVO CONSILIARIO DE LA AGRUPACIÓN ARCIPRESTAL DE COFRADÍAS.

Apreciados todos/as:

Junta de Gobierno de la Agrupación Arciprestal de Cofradías, Hnos. Mayores, Juntas de Gobierno y vocalías, del Arciprestazgo de Baeza.

El pasado 29 de septiembre, en reunión celebrada en la Parroquia de Begijar, en presencia del Vicario Episcopal de Medios de Comunicación el Rvdo. Antonio Garrido, entre otros asuntos hicimos la votación para la elección de vuestro Consiliario, para presentar a nuestro Obispo el resultado de la elección y que el decidiera.
             Para así atender espiritualmente a las Cofradías a nivel del Arciprestazgo, y colaborar con mis compañeros Párrocos, que pusieron su confianza en mi humilde persona.

 En el día de hoy me ha comunicado el Sr. Obispo, el nombramiento de Consiliario de la Agrupación de Cofradías Arciprestal de Baeza, depositando en mi su confianza en poder desarrollar las funciones pastorales en el ámbito cofrade.

Es un honor, poder colaborar y hacer Iglesia entre todos, poder acompañaros aun más cerca, que lo vengo haciendo en la Comunidad Parroquial de la que soy Párroco, y anteriormente en Rus, donde empecé a conocer el mundo de las Cofradías y Grupos Parroquiales.

Me ofrezco a conoceros, y a que me conozcáis, porque juntos hemos de trabajar en la viña del Señor, desde el ámbito cofrade, tan importante en nuestra Iglesia de Baeza.

Juntos hemos de sacar provecho de la religiosidad popular para evangelizar con la alegría de la fe en el Jesucristo y en su Madre; y desde ellos seguir descubriendo nuestra fe personal y comunitaria, para acercar a otros muchos bautizados a la amistad con Dios, que nos ama a todos y tiene su confianza puesta en nuestras humildes personas.

La religiosidad popular es positiva en la Nueva Evangelización que necesitamos, si contribuye: a la conversión personal, a la toma de conciencia eclesial, al compromiso activo a favor de los más pobres, a la participación en la vida litúrgica de la Iglesia.  La Religiosidad Popular está llamada a ser cauce de un encuentro personal con Dios, con Cristo, en el Espíritu, con María

Mi reconocimiento, a mi antecesor, Don Mariano, por su dilatada labor pastoral de evangelizar en el ambiente cofrade de nuestra Iglesia de Baeza, y a las Juntas de Gobierno de desempeñáis una labor muy importante, no sé si sois consientes, para aprovechar la oportunidad de sembrar la experiencia, el conocimiento de Dios y de la Virgen María, a quienes tanto queremos, y a quienes hemos descubierto como algo muy importante en nuestras vidas. 

En un mundo tan secularizado, nuestra labor es importante, para ello necesitamos la ayuda de Dios y de la Reina de las Cofradías, María de Nazaret.   Con ella contamos y nosotros pondremos de nuestra parte.
Siempre a vuestra disposición, confió en vuestra ayuda y oraciones, las necesito. Gracias.

Que Dios os bendiga. Recibid cordiales saludos.

                                                           Domingo-Antº Pérez Fernández

TFNO 953.740.678  638.495.006   676.95.95.80      sanandresbaeza@gmail.com

viernes, 24 de octubre de 2014

CONVOCATORIA


PALABRAS DEL PAPA FRANCISCO A LOS PARTICIPANTES EN EL SINODO DE LA FAMILIA.

«Queridos: Eminencias, Beatitudes, Excelencias, hermanos y hermanas:
¡Con un corazón lleno de reconocimiento y de gratitud quiero agradecer junto a ustedes al Señor que nos ha acompañado y nos ha guiado en los días pasados, con la luz del Espíritu Santo!
Agradezco de corazón a S. E. Card. Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo, S. E. Mons. Fabio Fabene, Sub-secretario, y con ellos agradezco al Relator S. E. Card. Peter Erdő y el Secretario Especial S. E. Mons. Bruno Forte, a los tres Presidentes delegados, los escritores, los consultores, los traductores, y todos aquellos que han trabajado con verdadera fidelidad y dedicación total a la Iglesia y sin descanso: ¡gracias de corazón!
Agradezco igualmente a todos ustedes, queridos Padres Sinodales, Delegados fraternos, Auditores, Auditoras y Asesores por su participación activa y fructuosa. Los llevaré en las oraciones, pidiendo al Señor los recompense con la abundancia de sus dones y de su gracia.
Puedo decir serenamente que – con un espíritu de colegialidad y de sinodalidad – hemos vivido verdaderamente una experiencia de "sínodo", un recorrido solidario, un "camino juntos".
Y siendo “un camino" – como todo camino – hubo momentos de carrera veloz, casi de querer vencer el tiempo y alcanzar rápidamente la meta; otros momentos de fatiga, casi hasta de querer decir basta; otros momentos de entusiasmo y de ardor. Momentos de profunda consolación, escuchando el testimonio de pastores verdaderos (Cf. Jn. 10 y Cann. 375, 386, 387) que llevan en el corazón sabiamente, las alegrías y las lágrimas de sus fieles.
Momentos de gracia y de consuelo, escuchando los testimonios de las familias que han participado del Sínodo y han compartido con nosotros la belleza y la alegría de su vida matrimonial. Un camino donde el más fuerte se ha sentido en el deber de ayudar al menos fuerte, donde el más experto se ha prestado a servir a los otros, también a través del debate. Y porque es un camino de hombres, también hubo momentos de desolación, de tensión y de tentación, de las cuales se podría mencionar alguna posibilidad:
- La tentación del endurecimiento hostil, esto es, el querer cerrarse dentro de lo escrito (la letra) y no dejarse sorprender por Dios, por el Dios de las sorpresas (el espíritu); dentro de la ley, dentro de la certeza de lo que conocemos y no de lo que debemos todavía aprender y alcanzar. Es la tentación de los celantes, de los escrupulosos, de los apresurados, de los así llamados "tradicionalistas" y también de los intelectualistas.
- La tentación del “buenismo” destructivo, que a nombre de una misericordia engañosa venda las heridas sin primero curarlas y medicarlas; que trata los síntomas y no las causas y las raíces. Es la tentación de los "buenistas", de los temerosos y también de los así llamados “progresistas y liberalistas”.
- La tentación de transformar la piedra en pan para romper el largo ayuno, pesado y doloroso (Cf. Lc 4, 1-4) y también de transformar el pan en piedra , y tirarla contra los pecadores, los débiles y los enfermos (Cf. Jn 8,7), de transformarla en “fardos insoportables” (Lc 10,27).
- La tentación de descender de la cruz, para contentar a la gente, y no permanecer, para cumplir la voluntad del Padre; de ceder al espíritu mundano en vez de purificarlo e inclinarlo al Espíritu de Dios.
- La Tentación de descuidar el “depositum fidei”, considerándose no custodios, sino propietarios y patrones, o por otra parte, la tentación de descuidar la realidad utilizando una lengua minuciosa y un lenguaje pomposo para decir tantas cosas y no decir nada.
Queridos hermanos y hermanas, las tentaciones no nos deben ni asustar ni desconcertar, ni mucho menos desanimar, porque ningún discípulo es más grande que su maestro; por lo tanto si Jesús fue tentado – y además llamado Belcebú (Cf. Mt 12,24) – sus discípulos no deben esperarse un tratamiento mejor.
Personalmente, me hubiera preocupado mucho y entristecido si no hubiera habido estas tentaciones y estas discusiones animadas; este movimiento de los espíritus, como lo llamaba San Ignacio (EE, 6), si todos hubieran estado de acuerdo o taciturnos en una falsa y quietista paz.
En cambio, he visto y escuchado – con alegría y reconocimiento – discursos e intervenciones llenos de fe, de celo pastoral y doctrinal, de sabiduría, de franqueza, de coraje y parresía. Y he sentido que ha sido puesto delante de sus ojos el bien de la Iglesia, de las familias y la “suprema lex”: la “salus animarum” (Cf. Can. 1752) [la "suprema ley": la "salvación de las almas"].
Y esto siempre sin poner jamás en discusión la verdad fundamental del Sacramento del Matrimonio: la indisolubilidad, la unidad, la fidelidad y la procreación, o sea, la apertura a la vida (Cf. Cann. 1055, 1056 y Gaudium et Spes, 48).
Esta es la Iglesia, la viña del Señor, la Madre fértil y la Maestra atenta, que no tiene miedo de arremangarse las manos para derramar el aceite y el vino sobre las heridas de los hombres (Cf. Lc 10,25-37); que no mira a la humanidad desde un castillo de vidrio para juzgar y clasificar a las personas.
Esta es la Iglesia Una, Santa, Católica y compuesta de pecadores, necesitados de Su misericordia. Esta es la Iglesia, la verdadera esposa de Cristo, que busca ser fiel a su Esposo y a su doctrina. Es la Iglesia que no tiene miedo de comer y beber con las prostitutas y los publicanos (Cf. Lc 15).
La Iglesia que tiene las puertas abiertas para recibir a los necesitados, los arrepentidos y ¡no sólo a los justos o aquellos que creen ser perfectos! La Iglesia que no se avergüenza del hermano caído y no finge de no verlo, al contrario, se siente comprometida y obligada a levantarlo y a animarlo a retomar el camino y lo acompaña hacia el encuentro definitivo con su Esposo, en la Jerusalén celeste.
¡Esta es la Iglesia, nuestra Madre! Y cuando la Iglesia, en la variedad de sus carismas, se expresa en comunión, no puede equivocarse: es la belleza y la fuerza del 'sensus fidei', de aquel sentido sobrenatural de la fe, que viene dado por el Espíritu Santo para que, juntos, podamos todos entrar en el corazón del Evangelio y aprender a seguir a Jesús en nuestra vida, y esto no debe ser visto como motivo de confusión y malestar.
Tantos comentadores han imaginado ver una Iglesia en litigio donde una parte está contra la otra, dudando hasta del Espíritu Santo, el verdadero promotor y garante de la unidad y de la armonía en la Iglesia. El Espíritu Santo, que a lo largo de la historia ha conducido siempre la barca, a través de sus Ministros, también cuando el mar era contrario y agitado y los Ministros infieles y pecadores.
Y, como he osado decirles al inicio, era necesario vivir todo esto con tranquilidad y paz interior también, porque el sínodo se desarrolla 'cum Petro et sub Petro', y la presencia del Papa es garantía para todos.
Por lo tanto, la tarea del Papa es garantizar la unidad de la Iglesia; recordar a los fieles su deber de seguir fielmente el Evangelio de Cristo; recordar a los pastores que su primer deber es nutrir a la grey que el Señor les ha confiado y salir a buscar – con paternidad y misericordia y sin falsos miedos – a la oveja perdida.
Su tarea es recordar a todos que la autoridad en la Iglesia es servicio (Cf. Mc 9,33-35), como ha explicado con claridad el Papa emérito Benedicto XVI con palabras que cito textualmente: “La Iglesia está llamada y se empeña en ejercitar este tipo de autoridad que es servicio, y la ejercita no a título propio, sino en el nombre de Jesucristo… a través de los Pastores de la Iglesia, de hecho, Cristo apacienta a su grey: es Él quien la guía, la protege y la corrige, porque la ama profundamente".
"Pero el Señor Jesús, Pastor supremo de nuestras almas, ha querido que el Colegio Apostólico, hoy los Obispos, en comunión con el Sucesor de Pedro … participaran en este misión suya de cuidar al pueblo de Dios, de ser educadores de la fe, orientando, animando y sosteniendo a la comunidad cristiana, o como dice el Concilio, 'cuidando sobre todo que cada uno de los fieles sean guiados en el Espíritu santo a vivir según el Evangelio su propia vocación, a practicar una caridad sincera y operosa y a ejercitar aquella libertad con la que Cristo nos ha librado' (Presbyterorum Ordinis, 6)"
… "Y a través de nosotros – continua el Papa Benedicto – el Señor llega a las almas, las instruye, las custodia, las guía. San Agustín en su Comentario al Evangelio de San Juan dice: 'Sea por lo tanto un empeño de amor apacentar la grey del Señor' (123,5); esta es la suprema norma de conducta de los ministros de Dios, un amor incondicional, como el del buen Pastor, lleno de alegría, abierto a todos, atento a los cercanos y premuroso con los lejanos (Cf. S. Agustín, Discurso 340, 1; Discurso 46,15), delicado con los más débiles, los pequeños, los simples, los pecadores, para manifestar la infinita misericordia de Dios con las confortantes de la esperanza (Cf. Id., Carta 95,1)” (Benedicto XVI Audiencia General, miércoles, 26 de mayo de 2010).
Por lo tanto, la Iglesia es de Cristo – es su esposa – y todos los Obispos del Sucesor de Pedro tienen la tarea y el deber de custodiarla y de servirla, no como patrones sino como servidores. El Papa en este contexto no es el señor supremo, sino más bien el supremo servidor – “Il servus servorum Dei”; el garante de la obediencia , de la conformidad de la Iglesia a la voluntad de Dios, al Evangelio de Cristo y al Tradición de la Iglesia, dejando de lado todo arbitrio personal, siendo también – por voluntad de Cristo mismo – “el Pastor y Doctor supremo de todos los fieles” (Can. 749) y gozando “de la potestad ordinaria que es suprema, plena, inmediata y universal de la iglesia” (Cf. Cann. 331-334).
Queridos hermanos y hermanas, ahora todavía tenemos un año para madurar, con verdadero discernimiento espiritual, las ideas propuestas, y para encontrar soluciones concretas a las tantas dificultades e innumerables desafíos que las familias deben afrontar; para dar respuesta a tantos desánimos que circundan y sofocan a las familias; un año para trabajar sobre la “Relatio Synodi”, que es el resumen fiel y claro de todo lo que fue dicho y discutido en este aula y en los círculos menores.
¡El Señor nos acompañe y nos guíe en este recorrido para gloria de Su Nombre con la intercesión de la Virgen María y de San José! ¡Y por favor no se olviden de rezar por mí!»

jueves, 23 de octubre de 2014

LOS OBISPOS DEL SUR PREOCUPADOS POR LAS CLASES DE RELIGION

En la CXXIX Asamblea de los Obispos del Sur de España, Córdoba

La CXXIX Asamblea de los Obispos del Sur de España, que comprende las Diócesis de Sevilla, Granada, Almería, Asidonia-Jerez, Cádiz y Ceuta, Córdoba, Guadix, Huelva, Málaga y Jaén, han reiterado su preocupación "ante el tratamiento que la Junta de Andalucía pretende dar a la enseñanza de la Religión en la escuela con la normativa de desarrollo de la Lomce".
Según ha informado Odisur, en la reunión de la CXXIX Asamblea, celebrada entre este martes y este miércoles en Córdoba, los obispos han hecho referencia así a la comunicación titulada 'La preocupante situación de la enseñanza de religión', que ya fue emitida por la Asamblea de Obispos del Sur el 21 de mayo de este mismo año.
En este sentido, la Asamblea de los Obispos del Sur ha invitado a "profesores, padres y al pueblo cristiano en general a que apoyen y defiendan, en el marco del estado social y democrático de derecho, la impartición de la asignatura de Religión en nuestro sistema educativo".
Los obispos han hecho este llamamiento al analizar y destacar la importancia que tendrá el II Congreso de Profesores de Religión, que se celebrará el próximo noviembre en Sevilla y con el que se busca "alentar la implicación eclesial de los profesores de Religión, así como fomentar su conciencia de agentes de pastoral y su comunión con la Iglesia".
Durante su reunión, los obispos han sido informados de los últimos preparativos del citado II Congreso de Profesores de Religión, que tendrá lugar en la capital andaluza los días 22 y 23 de noviembre, con la asistencia de más de 700 participanteS

Convocado por los Obispos del Sur de España, se trata de un congreso dirigido a profesores de Religión y Moral Católica de las diócesis de Andalucía y de otras diócesis, que contará con tres ponencias, cuatro talleres de trabajo, espacios de oración y la celebración de la Eucaristía.
Bajo el lema de 'Llamados a ser luz', este congreso busca "alentar la implicación eclesial de los profesores de Religión, así como fomentar su conciencia de agentes de pastoral y su comunión con la Iglesia", y también se pretende "afrontar los nuevos desafíos que encuentran en su labor educativa, referidos, tanto a cambios sociales, como legislativos.
A este respecto, los obispos han valorado muy positivamente el alto porcentaje de padres y alumnos que optan por la asignatura de Religión, y han reconocido la calidad y competencia profesional de los profesores de Religión, por lo que han dicho esperar que este congreso "sirva para estimular a un colectivo que tanto bien hace en la sociedad y en la Iglesia".

domingo, 19 de octubre de 2014

ENVIO DE CATEQUISTAS DE LA PARROQUIA





En este domingo han sido bendecidos y enviados los catequistas de nuestra parroquia, dando así por inaugurado el curso de Catequesis en este año.

sábado, 18 de octubre de 2014

II PREGON DE LA JUVENTUD COFRADE


viernes, 17 de octubre de 2014

TARSICIOS


jueves, 16 de octubre de 2014

PEREGRINACION Y ENCUENTRO DE JOVENES A LA VIRGEN DE LA CABEZA



 
 

PEJ'14

 PEJ’14
PEREGRINACIÓN Y ENCUENTRO DE JÓVENES
A LA VIRGEN DE LA CABEZA
 
"Que mi alegría esté en..."
 
Un año más, el último fin de semana de octubre tendrá lugar la Peregrinación y Encuentro de Jóvenes a la Virgen de la Cabeza. La peregrinación tendrá lugar los días 24 al 26 de octubre. Como sabéis, lo importante de estos días no solo es el camino a pie hasta el Santuario, sino la convivencia y encuentro entre nosotros, los momentos de gozo, alegría y oración. Por eso os invitamos a que os animéis y animéis a todos los jóvenes a los que les pueda interesar.
 
 
Pasadlo a todo el que le pueda interesar.
 
Un saludo
 
 
 
 
DELEGACIÓN EPISCOPAL DE JUVENTUD
DIÓCESIS DE JAÉN
delejujaen@gmail.com

miércoles, 15 de octubre de 2014

VI ENCUENTRO DE JÓVENES COFRADES



Organizado por la Real Cofradía de Nuestra Señora del Carmen de Baeza
Viernes día 31 de octubre.
A las 21 horas, en la Sede de la Agrupación de Cofradías. II PREGÓN DE LA JUVENTUD, a cargo de Dª Alfonsi Arcos Rus (Hermana de la Cofradía) y presentada por D. Manuel Salazar Rodríguez.
                                          
Sábado día 1 de noviembre.
09.45 horas. Desayuno y entrega de acreditaciones, en la Sede de la Agrupación Arciprestal de Cofradías y Hermandades, sita en Plaza de la Constitución. 1 (Balcón del Concejo)
10.15 horas. Recepción por parte de las autoridades. En la Sede de la Agrupación de Cofradías.
10.40 horas. Experiencias de los grupos jóvenes invitados. En la Sede de la Agrupación de Cofradías.
11 horas. Conferencia: “El Dulcenombre de María” a cargo de D. Pedro Antonio Cruz Mayenco (Joven cofrade de Baeza). En la Sede de la Agrupación de Cofradías.
11.30 horas. Rezo del Santo Rosario, desde la Sede de la Agrupación de Cofradías, hasta la Parroquia de San Pablo.
12 horas. Salutación a la Santísima Virgen del Carmen, canto de la Salve y ofrenda floral. Foto de familia.
12.30 horas. Eucaristía en la Parroquia de San Pablo.
13.45 horas. Salutación y ofrenda floral a la Santísima Virgen del Alcázar (Excelsa Patrona de Baeza)
14.15 horas. Proyección de audiovisuales en la Sede de la Agrupación de Cofradías.
15.00 horas. Comida de convivencia (con plato para compartir) en la Sede de la Agrupación de Cofradías. Entrega de recuerdos y comunicación del VII Encuentro de Jóvenes Cofrades.
16.30 horas. Mesa redonda: “Los jóvenes en las Cofradías de Gloria: un reto por consolidar”, con la participación de jóvenes de las distintas Cofradías de Gloria de Baeza, y posterior convivencia. En la Sede de la Agrupación de Cofradías.

FECHA LÍMITE DE INSCRIPCIÓN: 27 de octubre de 2014.
PRECIO: 10 euros. Lugar de inscripción: Alimentación Antonio. Puerta de Toledo, 14

VIAJE DE LA PARROQUIA A LA ALDEA DEL ROCIO



Un año más la parroquia de El Salvador emprende, como cada año, el pasado 11 de octubre su viaje – convivencia.


Esta vez el destino elegido ha sido Sevilla y la Aldea de la Virgen del Rocío.
Partimos de Baeza un numeroso grupo de 60 personas hacia Sevilla. Con un sol radiante, visitamos y paseamos durante la mañana por el barrio de Santa Cruz , el parque de Maria Luisa y la Catedral.

Degustamos en Bollullos una exquisita comida donde tuvo lugar el tradicional sorteo




Hacia las las cinco de la tarde llegamos a la Aldea de el Rocío donde la Hermandad del Rocío de Baeza nos acogió y nos dieron la bienvenida . Con ellos pudimos compartir el momento central y más importante de la jornada: la celebración de la Eucaristía en el bello Santuario de la Virgen del Rocío.
Nos felicitaba a todos nuestro párroco, D.Juan, por el don recibido de la fe y la alegría que conlleva, invitándonos a ponernos el traje de fiesta para acudir al Banquete, es decir a revestirnos del Amor de Dios.
La intensa e incesante lluvia iniciada a la llegada de la aldea no fue obstáculo para vivir con gran gozo y emoción el Encuentro con el Señor y con la Virgen, en la advocación del Rocío.
Ante sus piés , presentamos a la Madre todas nuestras necesidades y le pedimos amparo y protección, especialmente para los enfermos y para los más los más necesitados.





Ayúdanos Madre a ser Testigos de la Fe alejando de nosotros todo miedo y temor!!!